Hospital del IMSS en fallida refinería, en $2 mil millones y estará en 2023
26 marzo, 2022
Previo a arranque de campañas, registra IEEH 45 procedimientos sancionadores
28 marzo, 2022
Mostrar todo

Las nominadas generación 2022 / Cinecrópolis

Llegamos a ese bonito día del año en el que, como buenos cinéfilos, nos preguntamos ¿Quién ganará el Oscar? Desde el año pasado observamos qué fichas podrían moverse en esta temporada de premios, y luego del 8 de febrero pasado, cuando se dieron a conocer las nominaciones para los Academy, hemos buscado dónde ver la lista de películas que la Academia de Ciencias Cinematográficas de Hollywood seleccionó como las mejores.

A grandes rasgos volvió a ser un año difícil para el cine, que apenas se recupera –como todo el mundo– de la pandemia que da pequeñas treguas, pero que no se va.

Tras un año de una premiación algo improvisada y de sufrir con el rating, los Academy volverán al Dolby Theatre de Los Ángeles, California, donde tendrán de nuevo a un anfitrión (más bien tres), y aún es un misterio si acortarán tiempo quitando ocho categorías técnicas, porque hubo varias crítica y reclamos. Para esta edición de nuevo hay diez filmes nominadas a Mejor Película y no ocho como el pasado ¿Se acuerdan quién ganó? Les refresco la memoria: Nomadland (2020), de Chloé Zhao.

Para 2022, cada una de las diez, a su manera, cumple con la nueva norma de los Oscar de contar con cierta diversidad e inclusión de comunidades latinas, afroamericanas, LGBTQ+, entre otras, y por supuesto, con haber enamorado de una u otra forma a los integrantes de la Academia y, en algunos casos, a la audiencia.

A horas de saber quién se llevará la gloria este año, en este espacio, Cinecróplis, hacemos un análisis chiquito de cada una de las nominadas a Mejor Película, en orden alfabético para no marcar favoritismos.

Belfast. A primera vista, Belfast me recordó a Roma, de Alfonso Cuarón, por los colores que usa en su tipografía, el blanco y negro de la cinta y el retrato de la infancia de Kenneth Branagh (el director). Resulta que es una delicia audiovisual, más corta que Roma, con un ritmo más dinámico y un mar de buenas actuaciones en cada escena. Aunque para muchos a Kenneth Branagh no le alcanza para quedarse con el Oscar (incluso con un BAFTA en el bolsillo), podría ser la sorpresa de la noche –que sería muy merecida–, pues sabe explotar cada personaje y le añade un toquecito de Van Morrison para acompañar este filme personal del director de Thor.

CODA. Remake de la cinta francesa La Famille Bélier (2015), narra la historia de una familia de sordomudos en la que solo una de las integrantes puede oír y expresarse. Destaca por abordar esta discapacidad de una manera en la que el espectador logra ver cómo influye en la dinámica familiar, los sacrificios de la joven que busca su lugar en el mundo y la bella interpretación de Troy Kotsur (que realmente pertenece a la comunidad sordomuda) así como la sal y pimienta de Eugenio Derbez (aunque muchos no lo crean); la cinta ya lleva en su camino un SAG y un Critic’s Choice Award, y fácilmente podría llevarse el Oscar.

Don’t Look Up. ¿Por qué Don’t Look Up podría ser ganadora del Oscar? Quizá por el tema central que desprende situaciones que nos parecen familiares, en medio de un momento como la pandemia y cómo lo tomó cada grupo en el globo terráqueo; también está la cuestión de ver reunidas a demasiadas estrellas en una misma producción, gracias a Adam McKay, sumado un toque de comedia para aligerar la premisa de que el mundo se va a acabar. Mucha gente encontró coincidencias contemporáneas en la cinta de Netflix y por eso les gustó ¿A los Academy también les habrá gustado tanto para premiarla?

Drive My Car. Fuerte contendiente, y según las críticas con la que cuenta, podría repetir el fenómeno de la surcoreana Parasite (2019) en la edición 2020, pues Drive My Car es la consagración de Ryûsuke Hamaguchi como director, en su adaptación de uno de los relatos cortos de Hombres sin Mujeres, del escritor japonés Haruki Murakami. Quienes la han visto refieren que sus tres horas de duración son lo más bello que han observado en sus vidas, pues la forma sencilla de abordar la complejidad humana sobresale en esta historia. Atentos en los Academy, porque si bien es cierto que el Oscar a Película Extranjera lo tiene asegurado, otra sorpresa podría venir de esta cinta.

Dune. También conocida como el remake de Dune de David Lynch, esta versión goza de algo hermoso: la cinematografía de Greig Fraser (casualmente el mismo a cargo de la fotografía de The Batman), pero no le alcanza para convertirse en la reina de la noche. Sí, tal vez domine en las categorías técnicas, pues el trabajo realizado para recrear las ciudades, el sonido y los efectos especiales es muy bueno.

King Richard. ¿Podrá esta cinta, que cuenta el viaje de las hermanas Williams al éxito en el mundo del tenis, hacer que Will Smith obtenga su primer Oscar? Todo parece indicar que sí, pues el personaje que encarna el Príncipe del Rap es un padre que utiliza un método particular para llevar a sus hijas al estrellato en el deporte blanco. Muchos críticos consideran que esta biopic deportiva es una de las mejores contadas, y aunque tampoco tiene muchas posibilidades para ser la mejor, con la estatuilla para Will Smith tienen más que suficiente.

Licorice Pizza. Dirigida por Paul Thomas Anderson, la historia de un adolescente enamorado de una joven 10 años mayor que él destaca de sus contendientes por su ambientación en los años 70 y la impecable actuación de la primeriza Alana Haim junto a Cooper Hofmann, que haría sentir orgulloso a su padre Phillip Seymour-Hoffman. Por supuesto que también tiene una composición linda, colores a la Thomas Anderson, interesantes participaciones de Sean Penn y Benny Safdie y música de David Bowie y Suzi Quatro. No es el cuento de hadas que se imaginan, por eso tiene una oportunidad pequeñita pero significativa para ganar.

Nightmare Alley. Esta película es de uno de nuestros favoritos, Guillermo del Toro; aunque no se parece a lo que le hemos visto hacer anteriormente, es justamente ese detalle lo que destaca para que los Academy lo voltearan a ver. Los tintes de cine noir y la impecable escenografía podrían darle una o dos estatuillas a la cinta del mexicano en categorías técnicas, pero no así para las ansiadas Mejor Película y Mejor Director.

The Power of the Dog. El año pasado, Nomadland era lo que yo denomino «la joya de la corona» de los Academy: la favorita de toda la temporada, con una carrera casi perfecta en los demás premios y casi casi tener el Oscar asegurado bajo el brazo; aunque hasta el momento quien lleva la delantera es CODA, hace un mes todo indicaba que la favorita era la cinta de la neozelandesa Jane Campion. Aunque sinceramente hay algo que no me cuadra, quizá el guion o el ritmo lento que hace que a la mitad necesites tu propia pausa, lo cierto es que tiene dos cosas destacables: la primera, agradeces ver a Benedict Cumberbatch lejos de Marvel, y la segunda, que Jane Campion sabe exactamente lo que hace detrás de cámara.

West Side Story. Aunque muchos fans de los musicales casi se rasgan las vestiduras con el remake de Amor Sin Barreras, se le agradece a Spielberg que traiga el alma de dichos musicales al cine, después de dos años en los que muchos no pudimos ir al teatro; no es lo mismo, pero de alguna manera es un acercamiento para aquellos que no sabían de la versión de 1961 o de la música de Leonard Bernstein y del amor tipo Romeo y Julieta que cuenta la historia. Mención aparte merece Ariana DeBose por su actuación, que se lleva de calle a los protagonistas, Rachel Zegler y Ansel Elgort. Vale la pena verla, sea por curiosidad o por mero gusto.

Nada está escrito en los Oscar. Es bueno que no haya una tendencia muy marcada y que aún podamos esperar sorpresas, ¿Ganará la gloria The Power of the Dog? ¿Le robará la estatuilla CODA?¿La Academia dará la sorpresa con Belfast o West Side Story? No se pierdan al rato el final de la temporada de premios 2022.

Twitter: @SandybellsF

Comments are closed.