Se hunden vialidades en Pachuca y La Reforma
1 septiembre, 2021
Demandan a gobierno por inundación de gasolinera; “nos han convertido en una fosa”
1 septiembre, 2021
Mostrar todo

Guerras criminales transnacionales

Desde su nacimiento en la década de los años 30, el narcotráfico en México ha evolucionado y se ha transformado en un ente que genera ganancias de billones de dólares al año; al tener la capacidad de producir esos niveles de riqueza ilícita, ha logrado modificar gobiernos, regiones, sociedades e, inclusive, desestabilizar otras naciones dentro y fuera de continente. Esto ha sido posible debido a que las empresas criminales han basado su expansión en el poder económico y  coercitivo.

En los últimos años se han globalizado aceleradamente gracias a la integración económica, la logística internacional y la expansión de los negocios lícitos; es decir, han secuestrado cadenas de distribución legales apalancándose en ellas logrando máximos resultados.

Como ejemplo de esta internacionalización de capital ilícito sobresalen los dos exponentes más importantes y devastadores: El Cartel de Sinaloa y Cartel de Jalisco Nueva Generación, mafias transnacionales que han logrado expandirse prácticamente a todos los continentes apoyados de mafias locales, grupos paramilitares y grupos antagónicos a los Estados, siendo el Cartel de Sinaloa el que mayor presencia tiene en el exterior.

Dichas empresas criminales han vuelto a encender las alertas de la DEA, la CIA, el Departamento de Defensa y el Departamento de Justicia de los Estados Unidos al detectar que se está gestando una batalla por el territorio estadounidense derivada de la demanda de fentanilo, drogas sintéticas y drogas tradicionales. En esta disputa los jaliscienses han arrebatado al Cartel de Sinaloa puntos estratégicos, entre los que destacan Florida, Hawái y Puerto Rico, una ruptura a la hegemonía del grupo excomandado por el Chapo Guzmán.

Aunque los sinaloenses conservan la franja sureste que inicia en Arizona y termina en Washington DC, no han logrado detener el avance de los “tequileros”, que utilizan estrategias de combate basadas en el terror paramilitar. Las autoridades norteamericanas están en jaque, ya que la ola de asesinatos se ha multiplicado exponencialmente.

Dichos grupos están enfrentándose en varios frentes, a través de distintas fronteras, y se convierten en un verdadero conflicto no tradicional de escalas internacionales, provocando muerte y destrucción, además de una posible crisis diplomática para nuestro país. Los frentes más importantes son Estados Unidos, Perú, Guatemala, Ecuador, Turquía, España y México como epicentro; la importancia de medir, observar, combatir y contener a estos dos grupos beligerantes radica en que la reconfiguración de los poderes criminales en México traerá como resultado violencia incontenible e inconcebible.

¿Qué país será el primero en exigirle a México que detenga a estos grupos? ¿Qué consecuencias traerá esta guerra no tradicional de dimensiones internacionales? ¿Ahora que Estados Unidos se retiró de Afganistán, cumplirá la declaratoria de guerra contra los cárteles que declaró en 2018?

Comments are closed.