Maritza López Herrera es doctora en fisiología vegetal y profesora investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) desde hace 14 años en la licenciatura de biología, donde a través de sus indagaciones sobre los organismos marinos, busca que las autoridades estatales, federales y mundiales, junto con la sociedad eviten el deterioro ambiental del planeta.

El futuro depende de los océanos

La doctora López Herrera fue de las primeras investigadores del país en realizar estudios sobre las esponjas marinas en estructuras arrecifales de Veracruz durante los 80, una odisea debido a los pocos recursos en el ramo.
A la par, a nivel global los biólogos detectaron el primer caso de blanqueamiento de corales a causa del calentamiento global.
“Hay un autor que los equipara con los oasis del desierto, son una formación de carbonato de calcio que alberga una infinidad de organismos desde plantas hasta animales.”
Herrara explica que el coral es una colonia de pólipos, un animal microscópico y delicado que necesita la ayuda de las zooxantelas, algas que hacen la función digestiva del organismo a través de la fotosíntesis, este las protege de las amenazas, pero el aumento de temperatura en los océanos mata al alga dejando morir también al pólipo. Ahí se presentan manchas blancas en el coral de tono beige, lo que se conoce como blanqueamiento.
México tiene seis sistemas de arrecifes coralinos protegidos por las autoridades y se encuentran en: Golfo de California y oeste del Pacífico mexicano, el archipiélago de Revillagigedo, las islas Marías, la costa del Pacífico sur, el Golfo y banco de Campeche y el Caribe mexicano.
De acuerdo con la profesora Maritza, el principal problema al que se enfrentan estos organismos después del calentamiento global, es la sobreexplotación turística y comercial de las zonas, la pesca masiva y la acidificación de los mares.
Maritza recuerda que hace 20 años en Cozumel los biólogos se opusieron a la construcción de más muelles para los cruceros internacionales que visitan las costas mexicanas cada año, sin embargo, las autoridades hicieron caso omiso debido a la presión económica.
La doctora investigadora opta por un cambio de raíz en los habitantes del planeta para hacerlos entender que solo cuidando nuestro patrimonio podremos cosechar mayores frutos en el futuro

Los arrecifes son barreras naturales contra huracanes, tormentas tropicales y ciclones, en 2001 sirviieron de amortiguamiento ante el huracán Karl de categoría cuatro que afectó Veracruz.