Hidalgo es el quinto estado con más muertes por Covid-19 en las últimas 24 horas.
27 mayo, 2020
Con estrategias económicas y turísticas pretenden reactivar economía en Hidalgo.
27 mayo, 2020
Mostrar todo

Tertulia cultural | Al son de los huapangos.

La música une a las personas. Aunque dicha frase suene a un gastado cliché, es verídico. Al sonar un trío huasteco tocando un alegre huapango; simplemente te dan ganas de pararte a bailar, de zapatear en la tarima hasta que las pantorrillas duelan y danzar al ritmo del violín, de la guitarra huapanguera y la jarana huasteca.

Yo prefiero un tequilita
Que es lo mejor pa’ lo hinchado
Que es lo mejor pa’ lo hinchado
Y hasta lo panzón se quita

Querreque

La maestra de danza folclórica, Julieta Miranda, en entrevista con la Revista Acrópolis, nos explica que el origen del son huasteco data del periodo novohispano. En los tiempos de la evangelización, uno de los instrumentos que podían construirse sin autorización o pago, eran los instrumentos de cuerdas. Los pobladores los utilizaron tanto para festividades religiosas, como paganas; esto dio apertura a la creatividad musical local. En la estructura misma de los sones, podemos ver la influencia de los ritmos andaluces y de los fandangos que trajeron los colonizadores.

El son huasteco o huapango, usualmente se realiza en tarima o tableado; los músicos del trío tocan y cantan alegres coplas y las parejas se unen interpretando pasos con la intención de socializar, compartir, reír o buscar pareja. La llamada fiesta huapanguera, es de origen campesino; en las letras de las melodías podemos escuchar divertidas y románticas narraciones del entorno que los rodea. “Corre caballo”, “Las Huastecas”, “Mi lindo Hidalgo”, “El Fandanguito”, “El huerfanito” y “La liebre” son algunos títulos de sones huastecos hidalguenses.

La variedad de pasos en una danza al ritmo del son huasteco pueden ser infinitos. La maestra, Julieta, nos comenta las diferentes combinaciones: “Pisadas básicas como, golpes de planta (sencillos, dobles, triples), rebotes de metatarsos o de puntas, apoyos de metatarsos, deslizados de plantas, caminata con muelleo o rebote, o lo que se le conoce como máquinas y remates”

Un aspecto positivo del confinamiento, es el surgimiento de propuestas innovadoras que difunden tradiciones mexicanas como la danza folclórica. Tal es el caso de Folklore Mexicano, un concurso lanzado de forma digital en redes sociales, que consistió en bailar el son huasteco El Aguanieve propuesto por el Trío Huapanguero de Aguascalientes; ya sea en estilo hidalguense, tamaulipeco, potosino, poblano, queretano o veracruzano. Los concursantes primero se grabaron de forma individual y después lo unieron con el de su pareja; simulando que están bailando juntos, frente a frente, a pesar de encontrarse físicamente distantes. En el video final, se ve a dos personas bailando alegremente el son huasteco, en escenarios diferentes.

A los concursantes se les exigió solamente portar prendas negras sin vestuario, con la intención de que no salieran de casa. Fue un ejercicio sumamente interesante, algunas parejas participantes se encontraban en ciudades distintas y la danza los unió de alguna forma.

En entrevista con la Revista Acrópolis, Adrian Rosales, organizador de dicho concurso expresó: “Queremos mostrar que el folklore sigue vivo aun durante el confinamiento”. A pesar de la aparente complejidad del concurso, el pasado jueves 21 de Mayo se cerraron las inscripciones con éxito. En los próximos días darán a conocer a la pareja ganadora del premio económico de quince mil pesos; los siguientes lugares serán acreedores a calzado profesional para folclor donado por Smacht Academy.

Hemos recalcado, en reportajes pasados, el amplio beneficio del internet y las redes sociales para la difusión y consumo cultural durante el periodo de cuarentena; es admirable la cantidad de proyectos culturales que han nacido por parte de gobierno, personas individuales o grupos de artistas. Esta ola artística, con toda seguridad, podría ser la punta de lanza para ampliar los horizontes de la creatividad mexicana.

La danza folclórica, como un emblema vernáculo a nivel mundial; es parte de este movimiento. Somos afortunados de poseer una amplísima gama de danzas por toda la república y en la mayoría de los estados existe una compañía de folclor. Aparte de las múltiples fiestas nacionales; los más populares son los Festivales de la Huasteca que se celebran en San Luis Potosí o Querétaro, el evento Son para Milo en la ciudad de México, el Festival Internacional de Folklor en Hidalgo entre otros.

Así que a bailar desde casa, al ritmo de un son huasteco.

 

 

 

 

Comments are closed.