Inauguran SNTE sección 15 y gobierno ENSUPEH
8 septiembre, 2016
Reconoce SNTE sección 15 a personal de apoyo y asistencia
8 septiembre, 2016
Mostrar todo

Reflectores del pasado

Francisco Olvera Ruiz rindió su sexto y último informe como gobernador de Hidalgo, la administración ha terminado. Aquí el recuento de los daños.

Fernanda Aguilar

El aire olía a conformidad. El puro protocolo demandaba continuar el espectáculo. Ya no quedaba más qué decir, ni cuentas qué entregar. Pocas fueron las joyas de la corona, ya no había trapitos bajo el Sol, ni sorpresas novedosas. La única pregunta que resaltaba era ¿cuál de sus obras consideraría su sello? Las opciones eran pocas.

El aliento a tristeza impregnaba el aire del palacio legislativo, pocos días quedan aún del fuero de los diputados, quienes en sesión recibieron el sexto y último informe de labores del mandatario impulsor del jazz: Francisco Olvera.

Enérgico, como su sello distintivo en esta tierra de trabajo, arribó a la Cámara Baja acompañado de Rosario Robles, secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, y Juan Manuel Menes Llaguno, titular del poder Judicial del estado.

Tras una alfombra roja por la que desfilaron los personajes más recordados de este sexenio y con el quorum establecido, la sesión inició con el pronunciamiento del legislador Víctor Trejo Carpio, quien resaltó los avances en materia de educación, eje prioritario en el gobierno de Olvera Ruiz.

En la rendición de cuentas, otros tantos diputados introdujeron algunas de las líneas en las que ahondaría el líder del Ejecutivo, recordando las facilidades y cooperación de otras instancias.

En una entidad pacífica o estancada, dependiendo el cristal con que se mire, que no conoce de alternancias, el gobernador resaltó la jornada tranquila que vivió hidalgo en la pasada contienda electoral del 5 de junio, donde confirmó el nombre de su sucesor, el también presente Omar Fayad Meneses.

Con el respaldo de otros tres priistas de hueso colorado, Manuel Ángel Núñez Soto, Jesús Murillo Karam y Miguel Ángel Osorio Chong, Francisco Olvera priorizó la cohesión social, el avance de las familias hidalguenses basado en sus máximos cinco ejes: desarrollo social, competitividad económica, desarrollo ordenado y sustentable, armonioso y gobierno moderno y municipalista.
Uno de los grandes emblemas de la administración saliente fue la equidad de género, “empoderando a las mujeres y brindándoles seguridad para su estabilidad”, punto en que agradeció el acompañamiento de la presidenta del patronato DIF Hidalgo: Guadalupe Romero Delgado.

Apenas mencionando un proyecto que proyectaba a Pachuca hacia nuevos horizontes llamado Tuzobús, el mandatario subrayó el lugar que ocupa el estado en el índice de paz, el avance en justicia con la implementación del nuevo Sistema de Justicia Penal y la coordinación entre estados que conforman la Megalópolis, evidenciando la presencia de Miguel Ángel Mancera.

Una de las cifras más significativas fue la de 25 mil obras ejecutadas en seis años a favor de todos los rubros, especialmente salud, educación, turismo, desarrollo urbano, conectividad y vialidades.

El gran bloque fue el tema educativo ya que Olvera se enorgulleció al decir que Hidalgo es el primer lugar nacional en cobertura y la inversión millonaria en la Ciudad el Conocimiento y la Cultura, así como el Parque Científico y Tecnológico.

Como postre, el titular del Ejecutivo estatal aseveró avances en materia económica con la implementación de nuevos proyectos como la plataforma Platah.

Entre un multitudinario aplauso que entonaba tristeza, Francisco Olvera Ruiz terminó su discurso sin mayor novedad, más que palabras de nostalgia: “me llevo de recuerdo momentos agradables, logros históricos… agradezco a mi equipo de trabajo y todo el personal de gobierno por nuestra relación de libertad, respeto y tolerancia. Me llevo afecto por la gente de igualdad”.

Al finalizar la ceremonia protocolaria, los medios de comunicación buscaban la última foto del recuerdo de un gobierno más. La nota ya no era el pasado, los micrófonos debían grabar la voz del futuro, las plumas se manchaban de tinta al grabar las esperanzas del priismo hidalguense.

¿Quién de los presentes repetirá la hazaña? ¿Quién permanecerá en los reflectores? ¿Qué nuevos discursos oiremos de Omar Fayad? ¿Quién quedará en las tinieblas? Muchos son los interesados, pocos los afortunados. Dejamos el número seis aquí, comenzamos desde el uno.

Comments are closed.