Lamenta Luis Baños renovación de parque vechicular en el IEEH
9 febrero, 2017
Atletas reciben Premio al Mérito Deportivo
9 febrero, 2017
Mostrar todo

Prostitución masculina: la otra cara del sexoservicio

Por: Eduardo Cervada. Colaborador especial.

Son pocos los estudios realizados sobre prostitución masculina en el país, sin embargo, una investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) afirma que la República es un destino importante de turismo sexual masculino a escala mundial.
El documento reveló que Tijuana, Baja California; Puerto Vallarta, Jalisco; Veracruz; Cancún, Quintana Roo; Acapulco, Guerrero; Distrito Federal; Puebla, y Zipolite, en la costa de Oaxaca, están entre los principales puntos del país donde se ejerce la prostitución masculina.
Además, de acuerdo con proyecciones del Centro Nacional para Prevención y el Control del VIH/Sida (Censida), en México existen unos 20 mil hombres que se dedican al trabajo sexual, comparado con más de 200 mil mujeres que ejercen esta profesión a nivel nacional.

Caso Pachuca

En Pachuca, aunque la situación no se encuentra visibilizada, decenas de hombres venden su cuerpo. Joseph, nombre que utiliza para identificarse con sus clientes, señala que el factor económico y la falta de oportunidad laboral lo llevaron a prostituirse.
“Al principio lo hacía por dinero, a veces no tenía ni para comer. Desde que me dedico a esto he conocido a mucha gente que paga muy bien por mis servicios, al principio me daba miedo, después se me pasó”, relató en entrevista.
Joel Sánchez, periodista y abogado, explicó para este medio que en Hidalgo no existe registro de este fenómeno, pero en la ciudad de Pachuca es común saber de gente que ejerce esta profesión: “hay un conocimiento pleno de que la prostitución masculina se ejerce, incluida la prostitución transgénero”.

Transexualidad

Alfonso Bautista Hernández, activista y presidente de la asociación civil Manos en Libertad, dirigida a portadores de VIH, señaló que la discriminación conlleva a los transexuales a dedicarse a la prostitución:
“Un punto muy vulnerable de la sociedad son las chicas trans, quienes debido a la falta de aceptación de la comunidad y del gobierno no tienen otra salida más que dedicarse a la prostitución.”
Bautista Hernández expresó que, en el intento por obtener dinero, los transexuales corren riesgos que van desde asaltos hasta actos que podrían provocarles la muerte. “Sabemos que su vida no es nada fácil, no es una vida color de rosa. Ellas salen a trabajar, a buscar el sustento de cada día y no saben si regresarán a casa”.
A diferencia de las mujeres, la prostitución de hombres no es administrada por padrotes, pero al estar en la clandestinidad son vulnerables ante policías o personas que pueden abusar de su condición; Joel Sánchez explicó que esta situación surge en algunos parques de la ciudad, principalmente en el Pasteur y el de la colonia Morelos.
“Existen versiones informativas fuera de ese contexto, en algunos parques de la ciudad, se habla de un grupo de hombres ejerciendo la prostitución, incluso que se identifican con una vestimenta para quienes buscan su servicio.”
Joseph señala que dicha ropa consta de pantalones de mezclilla y alguna chamarra o sudadera negra, además, se concentran en quien les pague el tiempo que dure el servicio, aunque hay quienes acuden a estos lugares solo por diversión.

Internet

Otro medio de contacto son las páginas de Internet. La más utilizada es www.mileroticos.com, a la cual suben sus fotografías y la descripción del servicio que ofrecen.
Según la página, dan caricias y besos por todo el cuerpo, se dejan embarrar de lo que su cliente quiera, aceptan penetración aunque “no les guste” y ofrecen sexo oral. Sus honorarios van de los 150 hasta los mil 500 pesos y están disponibles los siete días de la semana.
En www.mileroticos.com se prostituyen alrededor de unos 45 jóvenes entre bugas (solo con mujeres), inter (con parejas heterosexuales), activos (solo dan sexo a hombres) y también pasivos (solo reciben sexo de hombres).
La mayoría trabaja para hombres de todas las clases sociales y edades, quienes más los contratan son hombres mayores de 40 años, muchos con vida de buga, casados y otros que simplemente buscan sexo con jóvenes.
Jesús Ángeles, nacionalizado norteamericano y de padres mexicanos, relató que tiene un año y medio viviendo en Pachuca, sin embargo, dedica a vender su cuerpo desde los 17 años, desde que vivía en Las Vegas. Actualmente tiene 22 años y se anuncia a través de Internet. “Es fácil, solo colocas tu anuncio y listo. Es una manera de ganar dinero en poco tiempo, en una hora gano lo que obtendría de mesero en una semana”.
Explicó que “su negocio” es lo que le permite vivir bien. Tiene clientes en Puebla, Estado de México y Cuernavaca, donde quien adquiere sus servicios debe pagarle el transporte, el hotel y los alimentos.
Actualmente vive solo, sus padres radican en Estados Unidos y desconocen su profesión. “Mi familia no lo sabe, ni lo sabrá por la lejanía”, expresó. Además contó que no teme a las enfermedades de transmisión pues en cada cita prevé el uso del condón.

Comments are closed.