Por incumplimiento, marchará UAEH el próximo 22 de marzo
12 marzo, 2018
Lanzan plataforma digital para desmentir noticias falsas
13 marzo, 2018
Mostrar todo

Para combatir la inseguridad, en Hidalgo prolifera la compra de armas

Por Analinn Rivera

El pasado 2017 ha sido el año más violento de la última década para Hidalgo con más de 43 mil 900 delitos denunciados ante el Ministerio Público de la entidad y reportados al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), es decir al menos 120 cada día, lo que ha propiciado que se dispare la compra de arma, la cual también llega a los 44 mil fusiles entre corto y largo alcance.

Robos a casa-habitación, violaciones, asaltos a transportistas, lesiones, fraudes, feminicidios, extorsiones, riñas, ejecuciones… delitos que forman parte de un nuevo escenario de violencia del que nadie está a salvo.

En medio de esta vorágine delincuencial, la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe, 2017) reveló que al menos un diez por ciento de los hogares hidalguenses, han puesto en marcha medidas ante la inseguridad que van desde la instalación de alarmas, contratación de vigilancia privada y seguros, hasta la posible adquisición de armas de fuego.

Si bien la Encuesta no precisa en cuántos hogares se efectuó cada medida de protección, en los últimos años ha crecido proporción de ciudadanos que han optado por adquirir un arma de fuego, legal o ilegalmente,  como un escudo ante la inseguridad y la delincuencia. Así lo avalan dos estudios de México Evalúa A.C., publicados en junio 2016 y septiembre 2017 que ubican a Hidalgo junto a Morelos, Puebla y Tlaxcala integran una de las regiones con mayores niveles de compra de armas de fuego por cada 100 mil hogares.

Al respecto, la Sedena reportaba en 2016 el registro  de 44 mil 401 armas de corto y largo calibre cuya posesión está legalmente acreditada, (aunque la legalidad de un arma no necesariamente está ligada a su uso legítimo), mientras que no se dispone de una referencia del número de armas ilegales que circulan en la entidad ya que sólo se detectan cuando se efectúan acciones legales sobre su trasiego, posesión, acopio o portación en flagrancia, o cuando son usadas en algún enfrentamiento o ejecución.

Varios casos durante los últimos meses han ilustrado no solamente la proliferación de armas de fuego en la entidad, sino también la carrera armamentista que siguen grupos armados y criminales, como es el caso de los “huachicoleros”.

Como la evidencia lo constata, el incremento en la compra, uso y portación de armas de fuego no tiene una única y simple explicación: es el resultado de un escenario donde la impunidad, la violencia generalizada, y la cercanía con Estados Unidos -principal proveedor de armas legales e ilegales a México- se entretejen y potencian su uso.

Aún cuando las instituciones encargadas de prevenir, investigar y sancionar los delitos no cumplan con sus funciones y la violencia se generalice, el uso civil de armas de fuego no se aproxima a ser la solución para enfrentar los riesgos de inseguridad, sino que los agrava.

Los que defienden su uso argumentan que la presencia de una arma de fuego tiene carácter disuasivo. Los testimonios coinciden: basta mostrarla descargada para alejar al delincuente que se aproxima a una posible víctima, sin embargo, Magda Coss Nogueda, del Centro Mexicano de Análisis Estratégico y Negociación advierte que en los hogares donde se guarda un arma se duplica la posibilidad de ser víctima de homicidio; aumenta 16 veces la probabilidad de cometer un suicidio y es 43 veces más probable que se mate a algún familiar o conocido, que a un extraño en defensa propia.

Además, la posesión de armas de fuego en los hogares aumenta el riesgo de victimización de niñas , niños y mujeres. La presencia de un arma aumenta en 272 por ciento el riesgo de que una mujer sea asesinada como consecuencia de violencia de género.

En este sentido, el aseguramiento de 96 armas de fuego, largas y cortas, mil 42 cartuchos útiles y 64 cargadores realizado por la a Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo durante 2017 palidece frente a las cifras de más de 14 mil 700 delitos cometidos con arma de fuego que reporta la Envipe 2017 en ese mismo año.

Tomando en cuenta este contexto resulta asombroso que en una entidad donde se cometen más de 40 delitos al dia con armas de fuego, y  miles de vidas son afectadas cada año en asaltos, amenazas, homicidios y/o lesiones el tema siga tan escondido, lejos del debate de la seguridad ciudadana y más aún de las campañas políticas.

Comments are closed.