Abigail Arenas, generando industria
15 agosto, 2016
Presentan 29 Feria Universitaria del Libro
18 agosto, 2016
Mostrar todo

¿Me pensará?

La capacidad de pensar en otras cosas mientras realizamos las tareas diarias es algo natural en hombres y mujeres, sin embargo, debido a los estrógenos (mujeres) y la testosterona (hombres), enfocamos nuestros pensamientos en cosas distintas; al día, la mente masculina está encaminada más a su supervivencia, pero no solo en lo que quiere comer o a qué hora va a dormir, es mucho más complejo.

Estudios recientes han demostrado que la mente del hombre se enfoca la mayor parte del día en resolver conflictos de tipo laboral, otro porcentaje es dedicado a los deportes porque es la manera de remontarnos a la parte más primitiva de la competencia y superioridad.

 

Y ¿en qué momento piensa en mí?

 

Uno de los rubros más recurrentes en la mente masculina es el sexo, aunque se pudiera creer que este amplio porcentaje es para la fantasía y la admiración hacia las mujeres cercanas y sus curvilíneas, en realidad, cuando un hombre tiene a su lado emocionalmente a una mujer con la que comparte más allá que la cama, le piensa más de lo que ella se imagina debido a la admiración.

 

¿Qué admira de mí?

 

Los hombres admiramos lo que nos rodea, no siempre lo decimos porque no tenemos tan desarrollada la parte de verbalizar nuestros afectos, pero aquí te presento algunas de las cosas que más admiramos los hombres de las mujeres:

 

La multifuncionalidad

 

Mientras nosotros realizamos mejor las tareas de una en una y con toda la atención puesta en ellas, las mujeres pueden realizar varias cosas a la vez, ¿cómo le hacen?

 

Facilidad de demostrar los sentimientos

 

Nos resulta difícil por el miedo a ser juzgados o vistos vulnerables, decir cuánto necesitamos a alguien, le queremos “soltar las de San Pedro” al sentirnos mal y la facilidad de la mujer para hacerlo y consolar a quien lo hace.

 

La versatilidad de funciones

 

Para nosotros es más difícil realizar actividades que se han manifestado para el quehacer femenino, admirando el entusiasmo de las mujeres por incursionar en las labores marcadas para hombres.

 

Consolar a los demás

 

Ese momento del día en que la palabra o el gesto, te hacen creer que todo estará bien.

Resistencia y buena cara

 

La lección de aguante ante las malas actitudes de sus parejas, jefes, amistades y tener la valentía de mostrar una buena cara ante las adversidades.

Recuerda mujer, no solo eres un cuerpo y una cara, nosotros valoramos más que eso.

Comments are closed.