¿Dónde está la profesora Mirna?
31 mayo, 2017
Mi derecho a no ser madre
31 mayo, 2017
Mostrar todo

¿Hombres padres u hombres «padres»?

Este siglo XXI puede sonar descontrolado y aunque no hay coches voladores, sí existe una apertura de la consciencia que cada día se expande más y más. La televisión y los medios instantáneos, basados en herramientas como las redes sociales, dan cuenta de actores famosos que ya tuvieron hijos sin siquiera tener una madre para procrear.
También muestran, repito, en este descontrolado siglo XXI, un campo de exterminación para homosexuales en Europa del este.
Cuando un espermatozoide fecunda un óvulo, éste, a los pocos días, se vuelve un cigoto. Y nace, pues, la vida.
La irresponsabilidad en las prácticas sexuales ha llevado a engendrar a niños y niñas sin haberlos planeado, ha derivado en abortos y ha llevado a matrimonios prematuros forzados, sin hacer distingo entre sectores sociales.
¿Es una decisión del hombre tener hijos? Sí, si es consensuada con la pareja. Incluso si ésta quiere terminar con la vida del feto y él no lo desea, puede buscar sus derechos a tener el producto.
Ya hemos visto que un ícono de la música pop tuvo un par de gemelos vía subrogación de vientre, y aunque Ricky Martin ahora ya los pasea por el mundo y por la televisión, a él le resultó muy frustrante explicarle a sus pequeños por qué no tenían una mamá.
Si bien en esta parte del Occidente aceptamos estas situaciones, no vayamos tan al Oriente (Chechenia) donde exterminar personas por tener un gusto sexual diferente no es tan del siglo XXI.
Tengo un amigo muy cercano que fue padre a los 21 años. Cuando habla de su “negrita”, como él la llama, le brillan los ojos, sus labios se amplían y la cara se le llena de luz. Él no eligió ser padre, tuvo una hija por, vuelvo, una irresponsabilidad en el ejercicio sexual. No quería tenerla, pero la vida hizo que las situaciones se acomodaran para que, en este momento, sea la persona más feliz cuando ellos están juntos. Ahora solo sueña con que su niña crezca para dormir juntos y disfrutar de esa paternidad.
Estoy seguro que cada quien lleva dentro la decisión de ser padre. Claro que hay quienes lo buscan aferradamente como hay quienes no lo esperaban, pero, al final, se necesitan dos para tener un hijo, independientemente de si se renta un vientre o se tiene una pareja mujer con la cual procrear.
¿Para qué vamos a tener hijos en un mundo que celebra el matrimonio homosexual, pero también extermina a este sector social? ¿Para qué vamos a tener hijos cuando alguien nos presiona con el embarazo para hacer frente a esta situación? La decisión, repito, permanece personal. Y en ella influyen tanto factores económicos, sociales como personales.

Comments are closed.