Incertidumbre en el comercio de Pachuca
8 febrero, 2017
Conviértete en la oveja fitness de la familia
8 febrero, 2017
Mostrar todo

Extraordinarios efectos de una actitud positiva

Emprender un negocio, estudiar un posgrado, cambiar de hábitos alimenticios, iniciar una relación o simplemente comenzar el día requiere de un factor inmaterial que te hará vencer cualquier obstáculo y te ayudará a conseguir aquello que te has fijado. Ese elemento es mejor conocido como buena actitud o actitud positiva y en Atenea te diremos cómo no perderla nunca.

¿Qué entendemos por actitud?

Según psicólogos como Floyd Henry Allport, fundador de la psicología social como disciplina científica, y centros encargados del estudio del comportamiento humano, la actitud es una tendencia mental y neurológica que se expresa mediante la evaluación de una entidad, objeto o actividad concreta con cierto grado de aceptación o desagrado.
Dicha tendencia es un estado personal y nos ayuda a mediar entre los factores externos —o estímulos— y las respuestas que tenemos hacia estos. Por decirlo más sencillo, es el comportamiento habitual que tenemos ante diferentes circunstancias.

La mala actitud

Día a día nos enfrentamos a diversas situaciones que nos llevan a tener una actitud que no siempre es la mejor. La actitud negativa o mala, lejos de ayudarnos a enfrentar nuevos retos o proyectos, es un limitante.
Según la psicóloga, escritora y blogger española Eva María Rodríguez, las actitudes llegan a ser resultado de la experiencia, tanto personal como la que se ha observado en los otros, y pueden estar influenciadas por las normas y los roles sociales.
Lamentarse o quejarse no resuelve nada, siempre existirán contratiempos. Así que como dice aquel refrán mexicano “Al mal tiempo, buena cara”; tú no te rindas, sigue adelante y actúa.
El mal humor es otra actitud negativa; no se trata de irradiar siempre felicidad, pero tampoco afectaremos a aquellos con quienes convivimos.

Don´t worry, be positive

De acuerdo con información obtenida de los sitios www.salud180.com y www.lamenteesmaravillosa.com, cambiar de actitud significa tener una perspectiva distinta sobre la vida, llena de pensamientos y energía positiva, la cual te será más fácil no perder nunca si sigues estos prácticos consejos:
• Mira dentro de ti misma. La mejor manera de mantener una buena actitud es la introspección; analiza por qué los aspectos negativos te están afectando tanto, recuerda, de todo se aprende.
• Mañana será un nuevo comienzo. Cuando las cosas no salgan como lo planeaste, recuerda que al año tienes 365 oportunidades para comenzar de nuevo.
• Recárgate. La actitud siempre se verá influida por factores externos, busca influencias positivas, se más analítica, rodéate de todo aquello que te hace feliz y te ayuda a crecer como persona.
• Sé optimista. Pensar en positivo no significa que andemos sobre un lecho de rosas todo el tiempo y que pasemos por alto las dificultades diarias; más bien se trata de no dejarnos vencer por aquellos obstáculos en nuestro camino hacia el éxito. ¡Siempre hay luz al final del túnel!
• Dedícate tiempo a ti misma. Descansa, consiéntete; busca una actividad que te guste y ayude a liberar el estrés y la pesadez que el trabajo o la escuela generan.
• Haz lo que piensas. Sé congruente con lo que tienes en mente y con tus actos, de lo contrario te sentirás inconforme contigo misma y eso se verá reflejado en tu actitud.

La actitud puede cambiar y mejorar, para ello es necesario analizarse a sí misma y saber qué cambios es necesario hacer, ya que, por más que queramos seguir el consejo del prójimo, el cambio verdadero está en un nosotras.
Así que ya sabes, mentalízate a conseguir aquello que quieres, ningún límite es tan grande como el que tú misma te pones, ¡todo es cuestión de actitud!

Comments are closed.