Fundación Mexicana para la Excelencia Educativa, en favor de la niñez y la juventud
20 diciembre, 2016
Rituales sexuales de año nuevo
20 diciembre, 2016
Mostrar todo

Eros. Navidad, ¿felicidad para todos?

Noche de paz, noche de amor… pero ¿la Navidad es la misma para mujeres y hombres? Esta una época del año llena que nos remonta a la felicidad de la estancia con la familia, la calidez del hogar, los preparativos de las cenas de Nochebuena y Año nuevo, ese momento que durante casi dos meses nos llena de buena voluntad y buenos deseos… o por lo menos eso es lo que debería pasar, sin embargo, no todos pensamos igual y las fiestas decembrinas pueden convertirse en una lucha libre a muerte.

La transformación del hogar

Ese penoso momento en que no sabes si hacer pipí o cantar un villancico abrazando al inodoro, todos los espacios de la casa se convierten en una villa navideña, el timbre deja de sonar como chicharra para entonar “mira cómo beben los peces en el río”, el mantel de la mesa es un cuento de Navidad, el árbol, las esferas, las flores de Nochebuena usurpando el espacio de otras plantas
Pero a algunos hombres les resulta molesto tener que disfrazar su casa por completo y todos los cambios que representa, checar cada foquito de las series, la marquesina, las ventanas, el perro, etcétera.
Un mínimo gesto de indisposición se convierte en una molestia que podría durar hasta el intercambio de regalos. Explicar la parte emotiva de esta actividad, realizarla juntos y pedir la opinión del otro podría ser la mejor alternativa para disfrutar esta transformación, a veces el espíritu navideño no es igual en todas las familias o algún recuerdo oscuro podría entorpecer el festejo.

Gasto excesivo

Sabemos que hay aguinaldo, algunas utilidades, pero ¿de verdad es necesario cambiar todas las esferas para que estén en tendencia? ¿Qué pasará con tanta comida al día siguiente de las cenas, si se supone que llevas todo el año en el gimnasio y tomando jugo verde? ¿Recordarán esas personas tanto esmero por conseguir el regalo perfecto? ¡Yo no necesito otra bufanda de muñecos de nieve!
Si hacemos conciencia de los gastos y pensamos que después de las fiestas hay más días, podríamos hacer un pequeño esfuerzo y dejar una reserva para problemas inesperados.

¿Podríamos platicarlo antes de agendar la cena en casa de tus papás?

No hay nada más decepcionante que el sentimiento de no ser tomado en cuenta por tu pareja. Es importante que estas fechas consideren a ambas familias y exista un consenso para que disfruten las cenas y convivencias con amigos y lugares de trabajo.
Así que ya sabes, no debes forzar las cosas, a veces pueden existir razones de peso para que algunas personas no gusten de estos festejos o falta encender la chispa, el pleito jamás es una opción, cuando existe la oportunidad de platicarlo y entenderse.
Es una época de dar, pero no solo regalos, también comprensión, apoyo y abrazos.
¡Felices fiestas!

Comments are closed.