Cinco avances médicos sorprendentes
9 febrero, 2018
Los looks monocromáticos no se irán pronto
9 febrero, 2018
Mostrar todo

Del amor a la amistad

Foto: Propiedad de internet

Por Alejandro Calvo

En varias ocasiones hemos oído hablar sobre esos momentos en los que una amistad comienza la metamorfosis: primero los detalles, luego los tiempos juntos, los gustos en común, unos besos, un abrazo, las miradas, un baile, las sonrisas… una noche y adiós mejor amigo/a, bienvenido el amor; pero también sucede al revés, pues la vida juntos, la convivencia, los amigos, las veladas… y de pronto todo se va acabando, hasta el momento en que nos tenemos que despedir, decidiendo que los caminos deben seguir pero en direcciones diferentes.

Te quise tanto ¿ahora tengo que odiarte?
Cuando una relación amorosa importante termina es difícil, sobre todo cuando lo que originó el final es doloroso, la parte afectada suele aborrecer hasta el momento mismo en el que se conocieron. Pero ¿y si los dos simplemente ya no quisieron estar juntos? el rencor y el odio no caben, sin importar el origen del fin.

Entre menos sepa de ti, mejor
Para sentirnos mejor a veces queremos alejarnos de todo lo que nos recuerda a la persona con la que terminamos la relación aunque a veces es mejor enfrentar lo que nos lastima para poder dejarle atrás, como cuando vamos al doctor y nos dice que la cura más efectiva es una inyección, sabemos que dolerá, pero nos aliviará permanentemente. Posiblemente en un tiempo más nos daremos cuenta de que las cosas no son tan malas como las pensamos, entonces tendremos mayor claridad para ver si podemos tratar nuevamente con aprecio a ese/a “ex”.

No podría hacerle daño
Nunca falta que en nuestro deseo de venganza o de vivir la telenovela de horario estelar, queremos jugar con las emociones y sentimientos de la persona que ya no comparte su vida con nosotros, pero algo nos detiene, incluso pasado el tiempo nos damos cuenta que su vida nos interesa, no es que le queramos espiar o convertirnos en su sombra, hubo algo muy fuerte, le conocemos, tenemos gustos afines. Podemos iniciar una guerra absurda o firmar una alianza.

Me gustaría que fuéramos amigos
A veces suena a burla macabra escuchar esto, sobre todo si no terminamos del todo bien, pero si nos damos un tiempo para analizar las cosas detenidamente, podríamos verle el lado positivo a ser amigos, es una persona a la que queremos, significa algo para nosotros y le conocemos en varios aspectos, podría convertirse en una perfecta opción para platicar más adelante.

Verle con alguien más
Es natural que tanto tú como esa persona quiera volver a amar, o se nos presente la oportunidad de tratar a alguien más, recordemos que, si en realidad el sentimiento que tuvimos por esa persona es real, lo más que queremos es que sea feliz, si dentro de esa felicidad se encuentra el tener a alguien más a su lado, pues esperemos que así sea y si en nuestras manos está la posibilidad de apoyar no hay que dudarlo, sino mínimo no hay que estorbar.

Terminar un noviazgo o cualquier tipo de relación amorosa, no debe significar la firma de una guerra, ni de un odio entre dos personas que simplemente no quieren o pueden estar juntas.

Comments are closed.