Encuentran a estudiante normalista sin vida en Mineral del Monte
30 septiembre, 2022
Rescatan a seis extraviados en cerro del Xihuingo
3 octubre, 2022
Mostrar todo

Morena, herederos de los movimientos sociales

Ya han pasado 11 años desde aquella convocatoria del hoy presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para conformar el Movimiento de Regeneración Nacional, movimiento que recogió en su programa las luchas históricas del pueblo mexicano, convocatoria que marcó el momento para agruparnos en un movimiento que fuera capaz de presentar a las y los mexicanos otro proyecto de Nación, que además tenía la fuerza y el respaldo necesario para transformar el régimen caduco que nos había hundido en el olvido, la pobreza y la desesperanza.

Fuimos testigos vivientes de la capacidad organizativa que tenía –y tiene– nuestro movimiento, miles y miles de compañeros y compañeras tomaron las calles para ir a encontrarse con quienes aspiraban al cambio, se movilizaron bajo condiciones de represión constante proveniente del viejo régimen y, sobre todo, fueron capaces de encontrar en el movimiento social organizado la mayor de las motivaciones.

Fueron días de movilización y resistencia contra un estado empeñado en el uso de la fuerza contra quienes se oponían; sin embargo, no pudieron nunca quitarnos la alegría de militar, de construir desde abajo la posibilidad de construir un futuro mejor para todos y todas; hoy, después de 11 años podemos decir, con esa misma alegría, que lo logramos y que estamos construyendo un mejor futuro para el país y para nuestro estado.  

Nuestro movimiento ha pasado por distintas etapas que debemos mencionar ahora como parte de la recuperación de la memoria, porque siempre debemos tener presente quiénes somos y de dónde vinimos, ahí radica el espíritu de nuestro partido, ahí radica nuestro pensamiento de transformación y nuestros ideales de lucha.

Morena es un movimiento de largo aliento, aunque su génesis como tal se establezca el 2 de octubre de 2011, tiene sus antecedentes inmediatos en el fraude del 2006, pero recoge muchas de las luchas que ha cursado nuestro país: nuestro movimiento son las demandas de los ferrocarrileros del 59, la memoria de los estudiantes del 68 a quienes desde aquí rendimos homenaje, las víctimas de la Guerra Fría y el fraude del 88, los muertos y olvidados de la represión sistemática de los 90.

Son aquellos que vivieron la traición democrática del 2000, son las víctimas de  la guerra de Calderón y la destrucción del país, la resistencia contra la corrupción institucionalizada del peñanietismo; de cada movimiento social se fue nutriendo nuestro movimiento, por eso el triunfo del 18 es un triunfo para todos y todas, los que estamos y los que ya no se encuentran entre nosotros, pero que se mantienen en nuestra memoria, también para ellos y ellas va nuestro reconocimiento. 

El partido se ha consolidado como la principal fuerza política del país, en ella convergen una gran variedad de pensamientos que enriquecen nuestra vida democrática. Lo importe en este momento es no perder de vista el objetivo principal: la transformación nacional y, por supuesto, la transformación de nuestro estado.

Hemos pasado por mucho para conseguir todo lo que hemos conseguido, debemos tener presente que en el triunfo electoral no concluye nuestra misión; por el contrario, ahí empieza realmente nuestro trabajo, transformar nuestra realidad no es cosa fácil, estamos rompiendo la barrera enorme de corrupción que dejó el régimen anterior y para ello necesitamos de todos y todas.

Compañeras, compañeros, debemos reconocernos en el esfuerzo de quien milita a nuestro lado, no pierdan el objetivo ni por un momento, recuperemos la alegría de militar en un partido que tiene como objetivo principal la trasformación real de millones de personas. Con esa alegría celebremos hoy un año más de nuestro movimiento, con esa alegría ayudemos a nuestro gobernador electo a cambiar el rumbo del estado y con esa alegría, sigamos defendiendo y consolidando la Cuarta Transformación.

Sigamos haciendo historia al lado del compañero Presidente Andrés Manuel López Obrador y de nuestro gobernador Julio Menchaca.

Nuestro movimiento tiene el rostro de miles, de millones, tiene los pies de todos y todas porque caminando construimos la esperanza, tiene el corazón del pueblo hidalguense.

Que el no mentir, no robar y no traicionar sigan guiando nuestro camino en la vida pública.

Por Dino Madrid

Comments are closed.