Convocan a nueva manifestación contra AMLO en Hidalgo.
9 junio, 2020
Wester Union y MoneyGram, las que menos pagan por envío de remesas.
9 junio, 2020
Mostrar todo

Tertulia Cultural | Paseo extrasensorial

Hay un lugar en la tierra donde puedes sumergirte en uno de tus sueños más disparatado o saltar por la superficie de algún planeta o ser llevado por una corriente de luces que desciende de una cascada cubierta de flores de colores. Es el primer Museo de Arte Digital del edificio Mori en Tokio.

En nuestra sociedad, la tecnología de punta avanza un paso día a día de acuerdo a las necesidades humanas; el arte y la cultura no podían quedarse atrás. En estos dos pisos, los visitantes no encontrarán las típicas galerías estáticas con letreros de No tocar y bancas para observar a unos metros una obra pictórica en total pasividad.

Desde la inauguración en 2018 de este primer Museo de Arte Digital en Tokio; el grupo de artistas TeamLab ha montado otras exposiciones digitales en Shanghái, Singapur, más salas en Tokyo, Beijng, próximamente en San Francisco, California y en Macao, China. Este conjunto de individuos ultra-tecnológicos fundaron la empresa en 2001; tienen entre sus miembros diseñadores, programadores, ingenieros, animadores CG, matemáticos y arquitectos.

Las metas de TeamLab declaradas en su sitio web, están basadas en una nueva relación entre la naturaleza y el ser humano; entre uno mismo y el mundo por medio del arte. Con la tecnología digital se libera el arte y se puede crear sin límites; para ellos no existen barreras entre todos estos factores. “Todo existe en una continuidad de vida, larga, frágil pero milagrosa y sin fronteras”

El museo interactivo se encuentra ubicado en el piso 52, 53 y 54 de este polémico y enorme rascacielos de 54 pisos, Roppongi Hills Mori Tower; el sexto edificio más alto de Tokio. La controversia ha surgido por algunos accidentes en sus instalaciones a lo largo de estos años.

“Sin fronteras” (Borderless en inglés) es el título de esta primera original exhibición, construida en unión con la compañía japonesa de equipos electrónicos de información y precisión, Epson. Incluso hay una aplicación que puedes descargar para uno de los cuartos de miles de luces led. Cada cuarto transporta al observador a mundos oníricos, hipnóticos y vibrantes.

Algunas de las piezas de arte se muestran sobre enormes y altas paredes con tecnología de primer nivel en proyección de mapas, imágenes en movimiento y muchas luces. Tienen sensores de movimiento y al contacto, caleidoscopios robotizados, realidad virtual y una enorme cantidad de espejos.

Antes de iniciar el recorrido, un staff vestido de negro, da las instrucciones a espaldas de una cortina y pared del mismo color de su indumentaria. La primera sala, “Bosque de flores”, muestra todo el espacio cubierto de girasoles, cerezos y flores de todo tipo en movimiento; cambiando de color, las flores les cubren todo el cuerpo y los asistentes parecen inmersos en un campo infinito.

La siguiente sección es una de las favoritas y más fotografiadas: “Partículas de agua del universo en una roca, donde las personas se reúnen” Es un cuarto enorme con grandes paredes, tiene una especie de risco cavernoso por donde se desliza una catarata que cruza toda la sala, en medio de flores rojas y amarillas; el efecto de las luces realmente provoca a las visitantes a sentarse en el risco y “chapotear” con el agua.

En la sala llamada “Animales de flores” se ve una jirafa caminando de pared a pared cubierta de girasoles; de repente un cardumen de pequeños pececillos azules nadan a toda velocidad por todo el espacio, al poner la mano sobre el muro, la corriente se abre rodeando tu mano.

El espacio llamado “Los cuervos son perseguidos…” les volará la cabeza. En todas las salas, la única iluminación es la que muestran los proyectores; todo está oscuro. Aquí, miles de luces emulan la energía de una bobina de Tesla, se mueven por todo el cuarto; los presentes casi olvidan en donde están parados, el efecto visual realmente los hace viajar.

Otra de las instalaciones favoritas es el Bosque de luces; es un cuarto con lámparas colgantes que cambian de color y espejos que reflejan imágenes interminables, solo veinte personas pueden entrar por dos minutos a este espacio. Hay áreas especiales para niños donde puedan experimentar con sus propios dibujos proyectados en las paredes. El costo promedio de un boleto por adulto es de 30 usd y 10 usd para niño.

 

 

 

 

 

T

Comments are closed.