Propone Tellería aplicar dinero de parquímetros en apoyos para comerciantes.
11 junio, 2020
Suman 2 mil 528 contagios y 434 personas fallecidas por Covid-19 en Hidalgo.
12 junio, 2020
Mostrar todo

Perspectivas Covid-19 | El virus que nos cambió la vida.

Por | Navor Rojas Mancera

 

A finales del mes de enero empezamos a escuchar a través de los medios de comunicación del coronavirus, que estaba centrado en Wuhan China y que era muy peligroso por su alto grado de contagio y de mortandad.

Al paso de los días el tema fue aumentando en presencia y no sólo en nuestro país se escuchaba como muy lejano. Es así como a finales de febrero y a principios de marzo diferentes líderes del mundo se manifestaron escépticos.

El líder iraní Hassan Rouhani; Giuseppe Conte primer ministro de Italia; Boris Johnson primer ministro del Reyno Unido diserto en su parlamento sobre “el seguir la vida como siempre” (a finales del mismo mes dio positivo a la enfermedad); y Jair Bolsonaro el Presidente de Brasil aprovechaban cualquier foro para minimizar la situación.

En nuestro país el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador llego a decir “sigamos abrazándonos” y fue criticado por no cerrar las fronteras. La fase uno en México dio inicio cuando un connacional llego de Bergamo Italia infectado, esto sucedió el 27 de febrero.

La segunda fase es donde se empiezan a generar contagios comunitarios: las personas que tuvieron contacto con contagiados provenientes del extranjero propagaron la enfermedad, este escenario se declaró el 24 de marzo por parte de la Secretaría de Salud.

La fase tres es la etapa más crítica porque quiere decir que la enfermedad ya está en todas partes de manera literal y el contagio es exponencial: ésta fue declarada el 21 de abril.

El COVID-19 o mejor conocido como coronavirus, su nombre oficial es SARS-CoV-2. Se le llama corona por sus picos en forma de corona; Se tiene el conocimiento de que hay siete tipos de coronavirus, son cepas que han evolucionado en su forma de atacar a nuestro organismo.

Se propaga por gotas al estornudar, toser o hablar y entra directamente por los ojos, la nariz o la boca, dura mucho tiempo en las superficies y nos podemos contaminar las manos e infectarnos si nos tocamos la cara. El virus invade las células vivas y se reproduce, se manifiesta a través de la fiebre, tos y fatiga y muchas veces se puede confundir con gripe

Existe la hipótesis de que el virus proviene del murciélago y que todo empezó en Wuhan China en un laboratorio y eso indica que este hecho perverso pudo haber sido manipulado por los gobiernos de Estados Unidos o de la misma China para generar grandes ganancias económicas y despuntar a una de esas naciones como la mayor potencia del mundo.

Cada mañana durante un tiempo al despertar me hacía la misma pregunta ¿estoy viviendo una pesadilla? Y al ver las noticias regresaba la muy penosa realidad y recordaba algunas películas que consideraba ciencia ficción y que ahora nos alcanzaba de manera siniestra.

Se suspendieron las clases, se empezaron a parar actividades comerciales y de manera progresiva la economía fue teniendo un alto abrupto y desconsolador. Hoy nos encontramos enclaustrados por lo menos los que hemos atendido el llamado de las autoridades en sus tres niveles de gobierno, no obstante; hay muchos otros que de manera irresponsable siguen como si nada y creyendo que son estrategias gubernamentales.

Lo más complicado de todo son las repercusiones económicas en todo el mundo, en donde se prevé que la economía tendrá un proceso de recesión del 0,9% durante el 2020, a medida que las empresas pierdan ingresos el desempleo aumentará significativamente.

Aunque actualmente ya no me despierto pensando que lo que estamos viviendo es una pesadilla si no toda una cruel realidad, en lo personal experimento un claro-oscuro, porqué por una parte he aprovechado el tiempo para convivir más con mis hijas, para leer los libros pendientes y a valorar aún más a mi gente entrañable y por otro lado; siento un inmenso dolor de ver a mucha gente que ante la inmovilidad necesaria no tienen que comer y eso es verdaderamente una tragedia.

Ante lo inmediato, hemos contribuido en la medida de nuestras posibilidades, pero hace falta un mayor esfuerzo de nuestros Gobiernos Federal, Estatal y Municipal para reactivar la economía y enfocar las políticas públicas a restaurar el tejido social de por si mermado por la inseguridad y ahora por la falta de empleo de una gran mayoría de mexicanos que no vive de la burocracia.

La responsabilidad ante esta pandemia es absolutamente de todos, no es sólo del gobierno; a los ciudadanos nos corresponde atender los llamados a quedarnos en casa, a la constante limpieza y a la sana distancia, cabe mencionar que en la fiebre española de 1918 éstas tres recomendaciones ayudaron a mitigar en mucho la situación.

Hoy tengo un primo hermano que es médico que está contagiado, un vecino que acaba de morir y 7 personas cercanas a amigos que también sucumbieron ante esta calamidad. Después de esto el mundo no será el mismo y espero fervientemente que el humano haga valer esta condición…ser humano con sus semejantes y con su entorno.

 

 

 

Comments are closed.