Por feminicidio en Zempoala, dictan más de 31 años de prisión al culpable
20 julio, 2022
Acuerdan SEMOT y Permisionarios, ordenamiento de transporte federal en zona metropolitana de Pachuca
20 julio, 2022
Mostrar todo

Apela PGJH absolución de Fernando en homicidio de hijo de Gerardo Sosa

La Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJH) promovió un recurso de apelación contra la sentencia que absolvió a Fernando Ríos Maqueda del homicidio de Gerardo Sosa Cravioto, hijo del exrector Gerardo Sosa Castelán, reveló el titular de la dependencia, Alejando Habib Nicolás.

En entrevista con Acrópolis Noticias, afirmó que por el momento el asunto se encuentra sub júdice, pero dijo que la institución da seguimiento a diferentes líneas de investigación por el homicidio ocurrió el 23 de febrero de 2019 en las inmediaciones del rancho San José, en Acaxochitlán.

Cuestionado sobre si considera que hubo una mala actuación de la PGJH, derivado de que las pruebas presentadas por el ministerio público no desvirtuaron la presunción de inocencia de Fernando, pues los peritajes y testimonios de la representación social, así como un retrato hablado, un cateo irregular y el dictamen de balística, no constituyen elementos válidos, Habib Nicolás omitió una opción al respecto.

Para evitar que de mi parte ponga yo calificativas al respecto de la integración de esta carpeta en su momento y la judicialización de la misma, sería importante esperar los resultado de la apelación que nosotros promovimos, porque una cuestión es la opinión del Tribunal de Enjuiciamiento y otra cuestión será la resolución de la apelación”, dijo.

Sin embargo, afirmó que “en este tipo de asuntos”, cuando debido a “un error o actuación deficiente” de la representación social se absuelve a una persona que fue imputada, los servidores públicos enfrentan responsabilidad administrativa “o de otra índole que genere su actuar”.

Llegado el momento, una vez que sea resuelta (la apelación), se tomarán o se promoverán las acciones legales correspondientes (contra funcionarios) si es que el caso lo amerita”, añadió.

Fernando fue detenido la madrugada del 23 de febrero de 2020, justo un año después del asesinato de quien fuera su amigo y jefe en el rancho familiar del líder de Grupo Universidad, y absuelto el 7 de abril de 20222 del delito que le imputó la procuraduría, entonces encabeza por Raúl Arroyo González, y lo mantuvo preso por más de dos años.

—Considera que la actuación de la PGJH y del MP y las pruebas eran suficientes para condenar a quien la institución dijo que era culpable —se le cuestionó.

—Cada quien tenemos una forma de trabajar los asuntos, la forma de trabajar los asuntos es muy personal de cada ministerio público, lo que sí me queda claro es que si yo hubiera tenido en mis manos la investigación, la hubiera conducido de una manera diferente —dijo.

No obstante, insistió en que no calificará el actuar de la institución, pues dijo que lo harán los magistrados que resultaban la apelación.

En caso de que se confirme el fallo absolutorio, el exombudsman dijo que promoverán las acciones corresponden para que se hagan las investigaciones administrativas y se deslinden responsabilidades.

Indicó que aún no cuentan con fecha para que los miembros del Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo (TSJH) resuelvan la apelación.

Tribunal de Enjuiciamiento exhibió investigación

Durante la lectura del fallo absolutorio del juicio oral 47/2021, el Tribunal de Enjuiciamiento expuso que “no existe correspondencia” entre Fernando y el retrato hablado que la procuraduría presentó para imputarlo, como advirtió su defensa.

Apuntó que la PGJH incumplió con el Código Nacional de Procedimiento Penales al mostrar la imagen digital y una foto del imputado a Gloria Sánchez Carrasco, administradora del hotel Yemila –parte del negocio de la familia Sosa Castelán– quien afirmó que ambas se parecían en un 60 por ciento por similitudes en el cabello y los ojos.

Los jueces igualmente invalidaron el cateo a una casa ubicada en el PRI Chacón, en Mineral de la Reforma, donde fue aprehendido Fernando y presuntamente se hallaba el arma homicida calibre 45, la cual careció de valor probatorio porque los testigo (dos agentes) participaron en la misma diligencia llevada a cabo la madrugada del 23 de febrero de 2020. Asimismo, expusieron que no hay certeza de que los cinco casquillos presentados como indicios en el caso hayan sido disparados por dicha pistola.

Igualmente, determinaron que los testimonios ofrecidos por la fiscalía no dieron cuenta de una situación de odio o rencor de Fernando hacia Gerardo, pero sí lo hacen del vínculo de amistad que hubo entre ambos, establecieron. Con ello, se desvirtuó la venganza como el móvil del crimen, como quiso establecer el MP.

En su conclusión, el Tribunal de Enjuiciamiento determinó que la representación social no hizo actos de investigación para determinar al culpable del homicidio.

Tras su liberación, Ríos Maqueda afirmó que busca proceder penalmente contra Arroyo González, a quien señala como parte de los responsables de lo que, acusó, fue una fabricación de un delito en su contra.

DatoAcro

  • Al perfil psicocriminal presentado por un perito en psicología, los jueces tampoco le dieron valor probatorio, pues advirtieron que su dictamen fue contradictorio y está basado en percepciones. Asimismo, para su elaboración nunca hizo un test a quien consideraba el homicida.
Gerardo Ávila
Gerardo Ávila
Fotoreportero de revista Acrópolis

Comments are closed.