El oftalmólogo Jesús Martínez invitó a nuestros lectores a realizarse revisiones periódicas, ya que muchas enfermedades no se detectan hasta que se asiste a una consulta.

 

 

Durante entrevista para Gente Acro, el oftalmólogo Jesús Martínez habló de su trabajo como médico, los lugares donde labora como los hospitales Intermédica y Clínica Campestre, además de los proyectos que tiene en puerta.

¿Por qué se interesó en el ámbito de la oftalmología?

Siempre quise ser oftalmólogo, desde que tenía cuatro o cinco años, uno de los hermanos de mi mamá es oftalmólogo, mis papás se separaron y nosotros nos fuimos a vivir con él, entonces, cuando ves a alguien a quien le encanta lo que hace te contagia.

Nunca pensé en otra profesión, solo estudié medicina para ser oftalmólogo.

¿Qué ha aprendido con esta carrera?

Como en todas las ramas médicas uno aprende a tratar con la gente y ayudarla, cuando haces lo que te gusta siempre serás feliz, el dinero y todo lo demás llega solo.

¿Cuáles son las diferencias entre el ámbito público y privado en el campo de la oftalmología?

Los recursos con los que contamos para tratar a los pacientes, muchas veces los hospitales públicos logran tener equipo y personal adecuado, pero al momento de hacer los presupuestos no alcanzan; además de la saturación, mucha gente requiere estos servicios, por lo que no se puede otorgar la calidad adecuada.

¿A qué se debe el incremento de enfermedades oculares en la actualidad?

No ha habido un incremento, más bien existe una mayor revisión de personas desde que son niños, de manera periódica para detectar a tiempo enfermedades que antes no se trataban. Las enfermedades crónicas aparecen conforme a la edad. Es algo normal que el ser humano sea propenso a estas enfermedades.

¿Cuáles son los beneficios de contar con equipo nuevo en Médica Campestre?

Visx es la marca más conocida mundialmente, es líder y el más seguro para cirugía refractiva, cuando se decidió utilizar este equipo, optamos por una marca conocida.

El equipo sirve para corregir los errores refractivos como miopía o astigmatismo, este llega con un módulo nuevo de presbicia (vista cansada) para mayores de 40 años.

¿Estas cirugías con complejas?

El equipo ayuda mucho, la cirugía es más fácil y segura, dura entre siete y ocho minutos y cuestan entre 17 y 30 mil pesos, depende de las necesidades de cada paciente.

¿Qué proyectos tiene en puerta?

En breve haremos otra ampliación de la clínica de oftalmología en Intermédica y una clínica spa que haremos en Hidalgo, aún no está terminada pero es un proyecto ambicioso ya que su tecnología será la mejor del mundo.