Con un ahorro en la nómina del gobierno estatal y la implementación de diversas medidas, la Unidad de Planeación y Prospectiva, en coordinación con las secretarías Ejecutiva de la Política Pública, Contraloría y Finanzas Públicas, llevó a cabo una reconfiguración en la administración para servir mejor.

La Unidad de Planeación y Prospectiva del gobierno estatal es uno de los organismos de reciente creación en la administración del gobernador Omar Fayad Meneses. La fórmula, innovación para cambiar la manera de ver el servicio público, que el aparato gubernamental sea funcional, sirva, solucione y atienda las necesidades de las personas en el estado.

Acrópolis platicó con el titular de esta importante área, Lamán Carranza Ramírez, quien en entrevista hizo un recuento de los logros del primer año de trabajo.

Con el llamado Redireccionamiento, ¿qué fue lo que se logró en la administración pública?

Hoy tenemos un marco normativo que establece una estructura orgánica compacta, especializada, cuyos resultados pueden ser medidos y que tienen en la rendición de cuentas un objetivo primordial.

Sin embargo, esto no sucedía debido a que existía una tendencia de crecimiento en la nómina del 8 por ciento anual (aproximadamente 239 millones de pesos), lo cual ponía en riesgo la capacidad del gobierno estatal para cubrir las necesidades de las personas. El Redireccionamiento es un proceso que hemos llevado a cabo en tres fases, con el propósito de contener esta situación y optimizar los recursos, tanto materiales como humanos.

Para que un gobierno sirva con efectividad requiere que el gasto en nómina, es decir en los sueldos de sus trabajadores, sea razonable; eso es lo que se hizo para que esos recursos sean utilizados en acciones de beneficio social.

¿Qué contempló la reforma a la Ley de Entidades Paraestatales y qué beneficios trajo?

La Ley de Entidades Paraestatales también forma parte del Redireccionamiento; es la puerta de acceso a la tercera etapa. El Ejecutivo podrá verificar que el trabajo de los Organismos Descentralizados y los Fideicomisos esté alineado a los objetivos y metas del Plan Estatal
de Desarrollo.

Así, conoceremos a detalle el accionar y los resultados o fallas de las 65 entidades paraestatales que forman parte del gobierno estatal. ¿Cómo lo haremos? Pues mediante el monitoreo y evaluación, para transparentar el uso de los recursos públicos, que en conjunto representa más del 60 por ciento del gasto estatal, que son aproximadamente 18 mil millones de pesos al año

Como siguiente paso, se fortalece la rectoría del Ejecutivo en las Entidades Paraestatales, para que los servicios básicos y sensibles para las familias estén orientados a combatir la pobreza y reducir las desigualdades, lo cual requiere también de la participación activa de las nuevas generaciones, para exigir que así sea.

¿Cuál es la finalidad, en materia social, de la implementación de estas acciones?

Son varias cosas, será posible aumentar el gasto para acciones sociales en donde más se requieren, como el abasto de medicamentos, seguridad para las familias, educación, invertir en infraestructura básica y carretera; en suma, abatir las carencias y la pobreza en las zonas vulnerables de Hidalgo para que las familias
vivan mejor.

Desde la Unidad de Planeación y Prospectiva continuamos con la línea de ser y tener un gobierno cercano, para ello establecimos una serie de herramientas, proyectos y estrategias, como el Sistema de Información Georreferenciada y los Tableros de Control, a fin de que la sociedad tenga justicia cotidiana. ¿Qué es esto? Que quien vaya a realizar un trámite no tenga que perder cinco horas y un día de trabajo; que quien requiera atención médica la tenga sin demoras y con el mejor trato posible; que un niño no tenga que caminar horas por veredas y senderos agrestes para poder ir a la escuela y que la jefa de familia de una comunidad no tenga que cargar el agua que necesita su familia desde un pozo que está a varios kilómetros de su hogar.