El titular de la Secretaría de Turismo de Hidalgo narró a Acrópolis las actividades que la dependencia lleva a cabo para mejorar la afluencia de visitantes en el estado, así como las políticas que se han implementado para reconocer a los municipios con gastronomía única.

Desde inicios de su administración, el gobernador Omar Fayad Meneses dio la instrucción clara y precisa de impulsar el turismo, potenciar el sector para que sume, para que aporte al desarrollo económico de Hidalgo, mencionó en entrevista con Acrópolis el doctor Eduardo Javier Baños Gómez, titular de la Secretaría de Turismo de Hidalgo.

Por ello, recordó, el 31 de agosto el titular del Ejecutivo estatal presentó, en el museo Soumaya, de la Ciudad de México, la campaña Hidalgo Mágico, cuyas acciones en “cascada” permitirán impulsar el desarrollo del turismo estatal, así como la atracción de visitantes.

Una de esas acciones, añadió, es la realización de eventos de naturaleza mundial, como el Congreso y Campeonato Nacional Charro, que se desarrolló en noviembre en el Lienzo Charro Cuna de la Charrería de Hidalgo.

¿Qué s proyectos hay para desarrollar en materia turística el siguiente año?

Tenemos muchos proyectos que habremos de desarrollar. El 5 de mayo pasado se consiguió la denominación para el primer geoparque de la República Mexicana. Uno de los compromisos será madurar este programa, a efecto de que empiece a generar los beneficios que conlleva este distintivo, como capacitar a los nueve municipios que integran el geoparque, así como a los prestadores de servicios, con la finalidad de que sus servicios estén a una exigencia internacional.

 

¿Cuál es la infraestructura en la materia del estado?

Por supuesto, nuestros seis corredores turísticos, que están ya muy bien posicionados, pues tenemos el Corredor de Balnearios más grande de América Latina, más de cien balnearios, más de 85 con aguas termales; el Corredor de Haciendas más grande la República Mexicana, estos verdaderos castillos de Europa aquí en América, que están en Hidalgo.

Tenemos capacitación a lo largo y ancho del estado de Hidalgo. Estamos recibiendo más de ocho millones de turistas y visitantes a lo largo del año. El gobernador ha dado la instrucción de implementar  temas de capacitación, con la finalidad de que los visitantes y turistas sean atendidos con profesionalismo, con esa calidad y calidez que son  característicos de los hidalguenses.

¿Qué obras de importancia arqueológica tiene la entidad?

El estado de hidalgo es inmensamente rico en zonas arqueológicas, tenemos más de 2 mil 400 zonas arqueológicas; de la cuales, por cuestión de presupuesto, solo cuatro están abiertas al público: Tula, Huapalcalco, Xihuingo y Pahñhú.

Aunque es muy caro entrarle al rescate arqueológico, porque va inmerso vigilancia, supervisión y mano de obra especializada, lo hemos estado haciendo bien. Muestra de ello es el rescate que se ha hecho del Acueducto del Padre Tembleque, que recibió el nombramiento de Patrimonio Cultural de la Humanidad.

El acueducto, que fue la obra más importante del siglo XVI, se empezó a rescatar desde hace mucho tiempo, se le ha metido mucho dinero, luego entonces se tiene casi rescatada en su totalidad. Hoy es muy recomendable ir y observar este magnífico trabajo de arquitectura, vamos a dotarle de infraestructura para que tenga servicios adicionales y se convierta en otro más de los atractivos turísticos con los que cuenta el estado de Hidalgo.

Durante su gestión se inició con la entrega de distintivos a municipios por su riqueza gastronómica, a través de Pueblos con Sabor. Cuéntenos sobre ello.

La gastronomía mexicana es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, lo cual conlleva ya una gran responsabilidad. Dentro de ella, la hidalguense ocupa los primeros planos, sin duda alguna, tenemos una gran variedad de sabores y de grandeza extraordinaria.

Los municipios elegidos entran con un platillo único porque se busca ofertar algo diferente a los demás. Así pues, tenemos siete Pueblos con Sabor, aunque concursaron 16, pero el comité determinó, en esta primera edición, darle el distintivo a Zempoala, con el platillo del ximbote, que lleva escamoles, nopales, carne de pollo, envuelto en penca de maguey, cocido al vapor como la barbacoa.

Por la sierra Otomí-Tepehua tenemos a Tulancingo, que entra con esta torta extraordinaria que se llama guajolote,  que lleva dentro enchiladas y frijoles; después sigue Acaxochitlán, con los molotes, que son fabricados a base de masa maíz y le ponen diversos platillos, lo que los hace extraordinarios.

Por la Sierra Alta, a Omitlán, con una sopa de hongos extraordinaria. Después tenemos Calnali, con unas deliciosas enchiladas; sigue Huejutla, con su cecina, única en el estado, en la región, acompañada, por supuesto, con sus enchiladas y con los demás condimentos que le agregan; y cerramos en el Valle del Mezquital con Actopan y su ximbó, un platillo que va en penca, pero que lleva carne de puerco, de pollo, nopales, cebollas, tomates.

CIFRA: Aproximadamente  70 por ciento del turismo que llega a México proviene de Estados Unidos, aunque también hay visitantes de España y de Sudamérica.

FRASE:

“Hacer turismo es hacer que llegue más gente, es hacer que se genere derrama económica, que haya pernocta en el estado, que haya fuentes de empleo para que los hijos de los hidalguenses tengan oportunidades de empleo dentro del estado, eso es hacer turismo”.