Sandra Uribe.

La cuenta de 223.4 millones sustraídos del erario público entre 2014 y 2015 por funcionarios de la Sedesol y Radio y Televisión de Hidalgo se descongeló por órdenes de un Tribunal Federal, poniendo el recurso a disposición de los dueños de la Comercializadora Devolviendo Confianza (CDC).

La Auditoria Superior de la Federación, confirmó que la CDC fue la última beneficiaria de los contratos millonarios destinados en primera instancia a la “difusión de programas sociales” sin embargo, la comercializadora no pudo comprobar la prestación de servicios contratados en los más de 60 contratos.

Por tanto, en 2016, mediante el oficio 11/F/B335/2016 la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP, congeló la cuenta de 223.4 millones de pesos propiedad de CDC imposibilitando de manera inmediata cualquier operación de la beneficiaria fantasma, incluyéndola también en el listado de “personas bloqueadas”.

Sin embargo, el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa, resolvió el pasado 27 de marzo, descongelar el recurso de origen público justificando qué “La sociedad no se ve afectada por la concesión de la suspensión definitiva a CDC, en razón de que el Estado, a través de las autoridades competentes para investigar infracciones penales, puede perseguir el delito previsto en el artículo 400 del Código Penal Federal (lavado de dinero)”.

En tanto que continúan las investigaciones por lavado de dinero y malversación de fondos, los beneficiarios, de la triangulación orquestada desde la televisora adscrita al Gobierno de Hidalgo, podrán disponer libremente del monto millonario extraído del dinero público.

 

Con información de Reforma.