Por Sandra Uribe

Señalado por negligencia, corrupción y revictimización de víctimas durante su gestión como Director de Averiguaciones Previas en Baja California, Carmelo Marcos González; es nombrado delegado de la PGR en Hidalgo. Carmelo Marcos González, es licenciado en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México y de acuerdo a la página oficial de la PGR, cuenta con una carrera de 39 años en la procuración de justicia; sin embargo, su nombre aparece en casos que, hasta el día de hoy, permanecen impunes.

En 2005, siendo Carmelo González, Director de Averiguaciones Previas en la Procuraduría de baja California; Sara Benazir, joven de 15 años, fue violada y arrojada a un carro en movimiento que se impacto con un taxi, y perdió la vida. Los registros indican que uno de los presuntos responsables fue detenido dos días después del asesinato, empero, de alguna manera todavía desconocida, escapó y vivió prófugo en Estados Unidos. En 2013 fue capturado nuevamente y puesto en libertad por el Tribunal Superior de Justicia de Baja California.

La Comisión Mexicana de Defensa Y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPH) acompañada de múltiples organismos de derechos humanos, indicaron que, durante el proceso de investigación, la procuraduría de Baja California, incurrieron en actos de negligencia, omisión y tergiversación. Incluso, en una relatoría de hechos, el padre de Sara, señala directamente al hoy delegado de la PGR en Hidalgo, Carmelo Marcos, de haber acusado de prostituta a la víctima y de amagar a la familia de romper comunicación con ellos debido a las protestas realizadas por la sociedad civil en torno al caso.

Uno de los casos más emblemáticos de impunidad en el país fue el asesinato de los estudiantes Javier Francisco Arredondo y José Antonio Mercado López, perpetrado por militares en las instalaciones del Tec de Monterrey. Carmelo Marcos, como Director de Averiguaciones Previas de la zona Noreste, estuvo al frente de la averiguación previa del caso, abriendo la carpeta de investigación: AP/PGR/DGCAP/DF/027/2010, en la cual, los estudiantes aparecieron como “sicarios”. El Ejército Mexicano, dio a conocer que la noche del 19 de marzo, se habían abatido a dos miembros del crimen organizado, justo frente a las instalaciones del ITESM, sin embargo 36 horas después se dio a conocer que eran estudiantes destacados de la institución.

Debido a esto la Comisión Nacional de Derechos Humanos, emitió la recomendación 45/2010, a través de la cual señaló que la PGR, la PGJ y la Procuraduría de Justicia Militar presentaron obstáculos y poca colaboración para la investigación y exhortó a la procuraduría a que se reconociera como víctimas a los estudiantes asesinados, dentro de la carpeta de investigación.

El asesinato de los jóvenes, no ha desembocado en una sentencia condenatoria para los perpetradores del crimen y en honor a los estudiantes el 19 de marzo de este año se presenta en la Cineteca de Nuevo León, el documental “Hasta los dientes”.

Además de estos dos casos, en los que se han documentado graves violaciones al debido proceso, y que hasta la fecha siguen impunes, el nuevo delegado de la PGR en Hidalgo, también fue señalado de encubrimiento durante su paso como Subdelegado de procedimientos penales de la PGR en San Luis Potosí.

De acuerdo a la Auditoria Superior de la Federación, la se encontraron graves irregularidades en la construcción de la comandancia que se pretendía construir en aquel estado, ya que el recurso fue otorgado por adjudicación directa a un individuo que no pudo ser localizado debido a que proporcionó una dirección falsa. Así, quienes se opusieron a la construcción de dicho inmueble, acusaron a los delegados de la procuraduría, Rodolfo Hernández Limón y Carmelo Marcos González, por encubrir a los ex funcionarios involucrados en dicho conflicto.